Para el mantenimiento del Valle de los Caídos no hay dinero ni voluntad política. Sin embargo el tema económico no parece ser un problema para el Museo de Colecciones Reales o para cuestiones como la que aquí exponemos hoy.

Patrimonio Nacional vende entradas para un concierto de Stradivarius tres días antes de firmar su contrato y pierde más de 20.000 euros.

El acuerdo para la actuación del Cuarteto de Jerusalén en el Palacio Real fue firmado dos días antes de su celebración por 24.805 euros Este organismo público hizo caja por valor de 2.750 euros, muy lejos de los casi 25.000 euros que se gastó en la contratación del mismo

El legado de Antoni Stradivari sigue vivo. Tres siglos después de su muerte, el más célebre luthier italiano de la historia de la música sigue presente en las Óperas más conocidas del orbe mundial gracias a la sonoridad de sus instrumentos, los archiconocidos Stradivarius (que toman su nombre de la forma latina del apellido del músico). Para los melómanos más fanáticos, poder escuchar las obras de los mejores compositores reproducidas por una colección de estos instrumentos creados por las manos de la familia Stradivari es un auténtico placer auditivo.

Patrimonio Nacional vende entradas para un concierto de Stradivarius tres días antes de firmar su contrato y pierde más de 20.000 euros.

El acuerdo para la actuación del Cuarteto de Jerusalén en el Palacio Real fue firmado dos días antes de su celebración por 24.805 euros Este organismo público hizo caja por valor de 2.750 euros, muy lejos de los casi 25.000 euros que se gastó en la contratación del mismo

El legado de Antoni Stradivari sigue vivo. Tres siglos después de su muerte, el más célebre luthier italiano de la historia de la música sigue presente en las Óperas más conocidas del orbe mundial gracias a la sonoridad de sus instrumentos, los archiconocidos Stradivarius (que toman su nombre de la forma latina del apellido del músico). Para los melómanos más fanáticos, poder escuchar las obras de los mejores compositores reproducidas por una colección de estos instrumentos creados por las manos de la familia Stradivari es un auténtico placer auditivo.

pn

En España, Patrimonio Nacional -organismo público adscrito al Ministerio de la Presidencia de Soraya Sáenz de Santamaría-, ha decidido desde 2008 dar la oportunidad a los españoles de “disfrutar en vivo de la colección de Stradivarius del Palacio Real de Madrid” a través de una serie de conciertos enmarcados en el programa ‘Música de Cámara con los Stradivarius de las Colecciones Reales’ para los que se puede adquirir entrada por 11 euros.
Entradas a la venta sin firma de contrato
Para el último de ellos, celebrado el pasado 31 de mayo de 2014 a las 19:30 horas, el Palacio Real contó con la actuación del Cuarteto de Jerusalén que interpretó con los cotizados instrumentos piezas de Ludwig van Beethoven (Cuarteto núm. 3 en re mayor, op.18/3), Eduardo Toldrá (‘Vistas al mar’) o Bedřich Smetana (Cuarteto núm. 1 en mi menor, ‘De mi vida’).
Lo más curioso del espectáculo no reside en su contenido, sino en el cómo se ha gestionado: a través de un contrato que Patrimonio Nacional firmaba el pasado 29 de mayo -tan solo dos días antes de producirse la audición-, con la empresa Duetto Managemente S.L. El acuerdo incluía también la celebración de otro concierto el día 30 de mayo, por lo que su cobertura se habría tramitado el día anterior. Dicho convenio se cerró por 24.805 euros (sin reducir ni un solo céntimo el presupuesto base de licitación), y el proceso de licitación no fue el más ejemplar al tratarse de un procedimiento “negociado sin publicidad”.
Muy poca caja para tanto contrato
Resulta chocante comprobar como en la página web de Patrimonio Nacional, las entradas para el concierto se podían adquirir desde el 26 de mayo de 2014, fecha en la que aún no se había firmado el contrato que rige la celebración -y por lo tanto la existencia-, de tal evento.
La misma web cuelga el cartel de “entradas agotadas” para el concierto, por lo que contando con un aforo de 250 personas para el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid, Patrimonio Nacional hizo caja por valor de 2.750 euros. Lejos, muy lejos, de los casi 25.000 euros que se gastó el organismo público en la contratación del mismo.
http://www.extraconfidencial.com/articulos.asp?idarticulo=15057
Imagen: Patrimonio Nacional
Categorías: Noticias

2 commentarios

Fiel Infantería Española · 25 junio, 2014 a las 13:32

Sugiero a la ADVC que inicie los trámites para presentar una querella (o como quiera que se llame la figura jurídica oportuna) contra Patrimonio Nacional y sus dirigentes, por varios motivos, que pueden llegar a tener la categoría de delitos:

– Abandonar sus responsabilidades sobre el mantenimiento, conservación y restauración del Valle de los Caídos.

– Destinar parte, o la mayor parte, del dinero recaudado por este monumento a otros fines distintos de los que reglamentariamente estén determinados.

– Privar a los visitantes del Valle del disfrute de varias partes del monumento por encontrarse en mal estado y no hacer nada para restaurarlas, sin hacer descuento en el precio de las entradas por tales limitaciones.

– Aumentar el precio de las entradas de manera desproporcionada (80%) causando un perjuicio considerable al titular de la contrata de la cafetería del funicular, que concursó a ella en base a unas condiciones que no han sido respetadas, y no ha obtenido una rebaja apropiada en el precio pactado.

– Haber renovado el acuerdo con la empresa privada de vigilancia (Seguridad Integral Canaria) cuando ésta se halla en deuda con las Administraciones Públicas, lo que la habría impedido poder presentarse al concurso por incumplir condiciones de la ley de concursos del Estado.

Y así cualesquiera otras circunstancias que sean conocidas y susceptibles de resolverse en un tribunal de justicia. Sí Patrimonio Nacional, es decir, el PP, no quiere atender sus obligaciones para con el Valle de los Caídos que nos lo explique en un tribunal y pague las consecuencias pertinentes.

Guripa · 24 junio, 2014 a las 12:35

Parece que el señor Rodríguez-Spiteri debe dar bastantes explicaciones más de las que le apetecen. Puede hacerlo voluntariamente, mediante un comunicado, o puede hacerlo ante una comisión de investigación o ante un tribunal de justicia.

Aparte de posibles irregularidades en la contratación de esos conciertos siempre penderá sobre su cabeza la espada de Damocles de su comportamiento para con el Valle de los Caídos, al que tiene abandonado en lo que a mantenimiento, conservación y restauración se refiere y que son obligaciones suyas, pero no tan abandonado en cuanto a su relación particular con él. ¿Verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *