El semanario Tiempo en edición del pasado día 15 de enero de 2015, y firmado por su redactor Antonio Rodríguez, dice que el gobierno cifra en 14 millones de euros la rehabilitación de la Cruz del Valle de los Caídos. El articulista cita fuentes de Patrimonio Nacional.

Cita el periodista asimismo un estudio sobre las esculturas elaborado en 2012 por técnicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que determino presuntas fallas en la concepción de las esculturas que ornamentan la base de la Cruz del Valle de los Caídos, a saber: los cuatro evangelistas y las cuatro virtudes cardinales. Estos fallos de concepción se debieron (siempre según el CSIC), a un desacertado criterio por parte del escultor Juan de Ávalos, criterio que es el motivo actual del estado de las esculturas.

La restauración del conjunto escultórico de la base de la Cruz del Valle de los Caídos supondría (siempre según el artículo y siempre citando las mismas fuentes de Patrimonio Nacional) a un “desembolso que el Gobierno del PP no está dispuesto a asumir”. Es decir, ¿Qué se caen las esculturas?, que se caigan.

Se cierra el artículo- después de narrar las últimas polémicas que se han desarrollado alrededor del Valle de los Caídos (Proposición no de Ley presentada por el PSOE, etc.), con un apartado que crea incredulidad y sorpresa a partes iguales: “El Valle de los Caídos estuvo a punto de cerrarse en 2009”. Todos sabemos, excepto Tiempo, que el Valle de los Caídos estuvo cerrado en diferentes fases y modalidades un periodo de tiempo no inferior a los 33 meses, llegando a su cierre total en noviembre de 2010, cuando el valle se mantuvo cerrado tanto al culto como al turismo. Este cierre supuso a Patrimonio Nacional la perdida de mas de dos millones de euros en cuestión de perdidas en taquilla.

Respecto al citado artículo de la revista TIEMPO, la Asociación Para la Defensa del Valle de los Caídos, desea puntualizar lo siguiente:

1.- Los técnicos de Patrimonio Nacional cifran en 14 millones de euros una hipotética restauración de la Cruz del Valle de los Caídos. Fueron estos mismos técnicos del departamento de restauración de Patrimonio Nacional los que en su día, y en un responsable cumplimientos de su deber, denunciaron el progresivo deterior de las esculturas, a saber:

 

  1. 11 de octubre de 2000: Informe de D. Ángel Balao, Jefe de Restauración de Patrimonio Nacional, sobre el estado de las esculturas: “La búsqueda de una solución definitiva, no debe demorarse más allá de 3 ó 4 años”.
  2. 9 de marzo de 2006: Informe de Dª. Ana Loureiro, del Departamento de restauración de Patrimonio Nacional, sobre el estado de deterioro de los Evangelistas.
  3. 27 de mayo de 2008: Informe del Delegado de Patrimonio Nacional en San Lorenzo de El Escorial.
  4. 16 de julio de 2008: Informe de Dª. Lourdes de Luis Sierra, del departamento de restauración de Patrimonio Nacional, en el que se concluye que habría que “realizar un proyecto de restauración integral que someta a revisión todos los conjuntos escultóricos y procure su restauración y consolidación para frenar el presente deterioro”.
  5. 11 de noviembre 2009: Exhaustivo informe de la Jefatura de Restauración de Patrimonio Nacional, en el que se insiste en la necesidad de “acometer una actuación de gran envergadura en las esculturas”. También se reconoce en este informe, que “el estado de las esculturas ha empeorado en este periodo de tiempo”, y que “se calcula una estimación económica de 1.200.780 euros.”
  6. 26 de febrero de 2010: Informe de D. Carlos Torreiro, restaurador de escultura de Patrimonio Nacional.
  7. 26 de febrero de 2010: Nota interior de D. Carlos Torreiro, del taller de restauración de escultura, al jefe del departamento de restauración, D. Ángel Balao, en el que se pone, una vez más, de manifiesto la preocupación por el estado de las esculturas.

 

balao

 

2.- Curiosamente estos mismos técnicos, que cuentan con todos nuestros respetos, son los mismos que se empeñaron en la retirada de la escultura de la Piedad del pórtico de entrada a la Basílica Pontificia del Valle de los Caídos, para someterla a una profunda restauración, ya que “in situ” no era posible realizarlo. Todos sabemos en qué estado quedó la escultura de la Piedad cuando iniciaron el desmontaje de la escultura, como se paralizó tal tropelía y como se terminó restaurando “in situ” siendo el resultado de esas labores de restauración claramente satisfactorio.

 

3.- Patrimonio Nacional se ha atribuido permanente y repetidamente las competencias que tiene atribuidas en relación con “las labores de conservación, defensa y mejoras de los bienes de dominio público existentes en el Valle de los Caídos“.  Observando el estado de deterioro de las esculturas de la base de la Cruz del Valle y de otros elementos del propio Valle, esta asociación cree que queda claro y demostrado suficientemente que Patrimonio Nacional ha faltado gravemente a esta responsabilidad, máxime cuando su propio departamento de restauración, en repetidas oportunidades, había puesto en conocimiento de la Presidencia de Patrimonio Nacional del progresivo deterioro de las esculturas, como hemos reseñado en el punto 1 de estas conclusiones.

 

4.- La Cruz del Valle de los Caídos está en perfectas condiciones y ni que decir tiene, no sufre ningún problema en su estructura, como dice el artículo de Tiempo. No así el conjunto escultórico de su base (ocho esculturas, no nueve como dice el artículo), cuyo estado actual obedece a una manifiesta falta de las más lógicas labores de mantenimiento para unas esculturas sometidas a los bruscos cambios de temperatura dada la ubicación de las mismas y del propio valle en sí.

 

5.- Es incierto que en el Valle de los Caídos existan 12.000 republicanos inhumados de modo anónimo, esto es, sin identificar. Precisamente por adolecer de identificación, es muy complicado averiguar el bando en el que esos caídos combatieron. Está documentado.

 

6.- Según fuentes gubernamentales consultadas por Tiempo, “el Gobierno del PP no está dispuesto a asumir el desembolso económico” que el Valle demanda cosa que evidentemente no ocurre con el tristemente famoso Museo de las Colecciones Reales cuya construcción comenzó con 60 millones de euros de presupuesto, llega gastado 170 y queda su fase más costosa…

7.-  Esta asociación Para la Defensa del Valle de los Caídos, envió un escrito con fecha 30 de mayo de 2014, al presidente de Patrimonio Nacional, Sr. Rodríguez Spiteri, solicitando información sobre los presuntos planes de Patrimonio Nacional para frenar el deterioro de las esculturas y sobre la restauración de las mismas, que como ya hemos visto en el punto 1, los técnicos de Patrimonio Nacional ya decían ¡hace 15 años¡ que “La búsqueda de una solución definitiva, no debe demorarse más allá de 3 ó 4 años”.

 

 

 

Ante la falta de respuesta a este y otros escritos y ante las más que demostrada falta de voluntad de dialogo primero, y de voluntad política después  para la restauración de las esculturas del Valle de los Caídos por parte del Sr. Rodríguez Spiteri, de Patrimonio Nacional, del Ministerio de la Presidencia y del Gobierno del Partido Popular, la ADVC, en cumplimiento de sus fines estatutarios ha presentado una serie de medidas judiciales ante los Tribunales de Justicia, y acudirá a los estamentos judiciales europeos en defensa de un monumento que, le pese a quien le pese, es patrimonio de todos los españoles, y de cuyo mantenimiento se ha desentendido Patrimonio Nacional dejándolo abandonándolo a su suerte.

El martes día 3 de febrero, esta asociación facilitará a los medios de comunicación una nota de prensa sobre este particular.

 

Estado actual de la base de la Cruz y de las esculturas de la misma en diciembre de 2014.

004

005

006

007

008

Categorías: Noticias

6 commentarios

José María · 11 febrero, 2015 a las 13:30

De todas formas, lo ideal es forzar que se declare al Valle Bien de Interés Cultural.
Esa es una meta importantísima, pues blindaría en gran medida su situación y desbloquearía fondos para su restauración

Fiel Infantería Española · 30 enero, 2015 a las 13:33

Y algunos pensaban que la ADVC dejaría de ser necesaria con la llegada al gobierno del PP. Pues justo lo contrario.

Es una vergüenza que deba existir una asociación privada para proteger la VERDAD y proteger este monumento excepcional de las amenazas que recibe de la saña de un lado y la antipatía de otro, porque entre ambos partidos en el gobierno forman un Frente Popular antiespañol y relativista, donde la VERDAD pierde su valor absoluto para convertirse en «memoria histórica», que es lo mismo que decir «manipulación histórica».

Estoy seguro de que los empleados de Patrimonio Nacional que sean buenos funcionarios al servicio de España, si pudieran, echarían a patadas a toda esta patulea política que les dirige y que les ha dirigido, porque están arruinando la imagen del organismo público y la de todos sus empleados.

José María · 30 enero, 2015 a las 6:51

Totalmente de acuerdo con D. Álvaro. El «convidado de piedra» es la jerarquía eclesiástica, llámese Arzobispo de Madrid, Conferencia Episcopal en pleno o Nuncio de su Santidad. Así de triste y dramático. Es más, los auténtioos responsables morales son ellos, y no solo de la situación material del Valle.
Por supuesto, en otro plano más inferior aunque no menos importante, está la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento del Escorial, curiosamente también del PP: ni una ni otra han hecho el menor movimiento en defensa de ese patrimonio, ¡que genera grandes riquezas económicas!. Es más, se oponen con todas sus fuerzas a que el Valle sea declarado Bien de Interés Cultural.
Eso, cuando menos, tiene que tener un coste «político» para todas esas entidades.

Ricardo · 30 enero, 2015 a las 0:45

Es obligado, más que sólo comprensible, que la situación de importantes esculturas del Valle y las noticias de un artículo de prensa sobre el tema preocupen e incluso alarmen a todos los que conocemos y admiramos el Valle de los Caídos y, en general, a cualquier persona que ame la cultura y que sin duda da por hecho que ninguna autoridad competente de un país civilizado puede cruzarse de brazos ante el deterioro de un monumento que nos ha sido legado por otros hombres y de otros tiempos. Y a esos efectos es irrelevante si las intenciones de los que lo crearon entonces siguen coinciden con lo que preocupa hoy a los que piensan y actúan, porque desde luego parece evidente que la opinión política -más que opinión pública- actual se mueve por objetivos muy distintos que la reconciliación de los españoles o el recuerdo de unos y otros antepasados nuestros que hace más que setenta años dieren su vida luchando en definitiva por su país.

Así es absurda toda la «problemática» que se han inventado ciertos políticos recientes en torno al Valle. Los bienes culturales son siempre testigos de otro tiempo, y las generaciones siguientes no los van adaptando a sus gustos cada vez que alumbran ideas distintas. Las situaciones y las ideas de hoy nunca coinciden con las de ayer, y quien encuentra inadecuado un monumento heredado hará mejor construyendo en otro lugar otra obra que ya sea conforme a sus preferencias. Que en España quedan muchos bellos valles con y sin vegetación. Pero, lo dicho, es impensable que unos responsables decidan dejar algo abandonado a su deterioro, porque se hizo en el pasado y con otras ideas.

La situación de las esculturas es la que es. Todos lo sabemos. Pero que un periodista se haga portavoz de la entidad oficial conservadora de bienes culturales y hasta de lo que piensa hacer el gobierno, es manifiestamente ridículo.
Además, los gobiernos siempre pregonan lo que piensan hacer (!), pero no lo que no harán. Así visto, es probable que a Patrimonio no le conste que vaya a poder gastar ahora en el Valle lo que hay que gastar (por mucho que le convienen los ingresos que le proporcionan). Pero de ahí a que encargue al primer periodista (por cierto bastante poco documentado él) que comunique a los cuatro vientos sus impotencias hay un gran paso. Para mi, que en este momento ni el presidente de P.N. ni el del P.P. saben lo que habrá después de esta legislatura y del presupuesto actual. ¿A alguien le sorprende?…

Una cosa bastante clara es, sin embargo, que el mejor camino para que se haga lo más pronto posible lo que tanta falta hace, no es probablemente que todos los que tenemos amor al Valle y a su idea, o soporten responsabilidades oficiales o fácticas en relación con este maravilloso monumento, nos dediquemos a pelearnos a muerte, echando culpas y lanzando insultos y graves denuncias entre los que deberían hacer algo positivo. Fallan muchos y han fallado muchos con el Valle. Más de uno incluso que podría, pero que no ha hecho lo que debería. Pero eso no se remedia, si se quiere que funcione mejor en el futuro, mientras los que estamos en el tema nos enfrentamos unos con otros, en vez de hacer una piña y nos estimulamos y motivamos mutuamente, tirando de una misma cuerda, aunque el esfuerzo sea muchas veces desigual. En realidad somos muchos para entendernos: Los amigos y familiares de todos los muertos entonces, los amantes de la cultura, el Patrimonio que quiere y podría hacer mucho, los Parlamentos, los concejales, los mismos partidos, los frailes, otras Órdenes, los párrocos y lo fieles de toda España, nuestro obispo, la C.E., el Nuncio, los tres Ejércitos, los muchos amigos del Valle en el Extranjero, las Academias, las autores y editores de obras culturales, los historiadores, los hispanistas, los turistas que han estado aquí, los admiradores de los Reyes Católicos, los de Franco el fundador del monumento, los promotores turísticos y el propio sursum corda, que me he dejado más de uno en el tintero…

Si las energías de pelearnos las empleamos en convencer y conquistar a la gente para el Valle de los Caídos, todos juntos en la misma dirección, entonces se acabarán incluso los cuatro políticos que creen que, a falta de otros objetivos y otras tareas, ellos están llamados a combatir el Valle…

El Valle es algo bueno, pero hace falta que se conozca, y que se conozcan sus verdades. Quienes saben lo que es el Valle quedan impresionados por su idea, además y por encima de por su grandiosa monumentalidad. Si lo hacemos bien, no necesitaremos defender más lo que ya no tendrá enemigos. Y seguro que entonces también se repararán las esculturas. A pesar de los malos tiempos que parecen esperarnos.

Y siempre tendremos de nuestra parte a nuestro tan especial Arcángel San Miguel: La única representación del «Principe de los Ejércitos Celestiales» que, empuñando con la derecha la espada propia de su misión de guerra, con la otra mano sostiene UN RAMO DE OLIVOS , EL SÍMBOLO DE LA PAZ.
Parece comprobado que no hay otro San Miguel parecido en el mundo universal de los dos milenios últimos. Y no fue un capricho del escultor, porque consta que fue encargado precisamente así, para la iglesia del Valle. Para su puesto que tiene ahí, a la derecha del altar mayor.

Guripa · 29 enero, 2015 a las 19:58

Creo que Patrimonio Nacional necesita pasar por los tribunales de justicia, a ver si hay suerte y hay algo de justicia. Y con ese organismo todo el PP en su conjunto por mentir, defraudar y continuar la obra de derribo y demolición del valle de los Caídos iniciada ya por Suárez, ese sujeto que ahora da nombre al aeropuerto de Barajas, y continuada por Calvo-Sotelo, González, Aznar y zETAp.

No se trata de venganzas ni acciones espectaculares. Se trata de castigar a todos los que han colaborado, por acción y/o por omisión en el deterioro de este monumento nacional.

A los que no les gusta el Valle de los Caídos es a los que nunca se han reconciliado ni lo harán. Son los sembradores de odios, rencores y revanchas camuflados en frases biensonantes, en estúpidas propuestas parlamentarias y en sectarias declaraciones cuya única intención es la de ganar la guerra civil hoy, que ya no hay enemigo enfrente, como hacen los cobardes.

Animo a la ADVC a ir a por todas contra los enemigos del Valle, como siempre.

Álvaro de Sande · 28 enero, 2015 a las 21:34

Parece más que evidente la imperiosa necesidad de restaurar todo el conjunto monumental de una manera profunda y permanente, que garantice la existencia de este maravilloso lugar.

Pero también resulta evidente que tanto socialistas como populares se han propuesto acabar con él, unos de forma activa, con su comisión de sectarios ad hoc, sus cierres ilegales al culto y sus intentos de borrar ciertas partes de la cúpula, y otros abandonando el monumento a las inclemencias del clima y del paso del tiempo, es decir, actuando cobardemente y esperando que otro sea el que eche el cierre por estado de ruina.

En ambos casos el sentido del deber de la ADVC ha hecho su parte del trabajo y parece que ahora habrán de ser los tribunales de justicia los que repartan culpas y penas de manera inapelable.

Personalmente me querellaría contra los organismos siguientes: Patrimonio Nacional, el PSOE y el PP. También, y simultáneamente, contra los presidentes de Patrimonio Nacional y los ministros de los que depende dicho organismo.

Y no descartaría personarme contra la misma Conferencia Episcopal Española, que tan ausente se halla en todo este contencioso contra el Valle de los Caídos, una basílica pontificia, nada menos, y un monasterio benedictino. Mal ejemplo el de nuestros jerarcas católicos, mezcla de cobardía y complicidad política con los enemigos de la Verdad, y cuya responsabilidad en este asunto no puede quedar al margen.

Lo dicho, señores de la ADVC: a por ellos, que son pocos, o no, pero sí son cobardes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *