Hoy 3 de noviembre se cumplen cinco años del escandaloso cierre del Valle de los Caídos al culto, el próximo sábado día 7 se cumplirá también el quinto aniversario de la primera Misa de campaña que los PP. Benedictinos se vieron obligados a ofrecer a los fieles en la puerta del Valle, extramuros, junto a la carretera de acceso al recinto. Las semanas siguientes las Misas se dieron en la explanada del monasterio con temperaturas bajo cero y con momentos de emoción que aún después de transcurridos doce meses no podríamos describir.

Facilitamos aquí un extracto de esa primera Misa de campaña en lo que supuso, que nadie tenga una sola duda, un hecho histórico.

 

Categorías: Noticias

3 commentarios

María · 3 noviembre, 2015 a las 18:47

Yo asistí como tantos alertada por la prensa y coincidió mi primera ida, con la apertura de la verja que forzó la presión de asistencia masiva de personal. Momentos inolvidables, cuando tras la niebla densa, volvía a verse la imponente Cruz, y cuando los frailes dejaban expedito el camino de la nieve caída para la celebración y del caldo calentito con que nos obsequiaban una vez terminada la Eucaristía. Espero que no vuelva la sinrazón.

Guripa · 3 noviembre, 2015 a las 16:04

¡Qué grandes momentos vivimos allí en aquellos tiempos!

A zETAp le estalló en la cara su maniobra sectaria de cerrar el Valle de los Caídos, incluso al culto. Fue una explosión de fe como hacía tiempo que no se vivía en España. A los delincuentes de la banda de su abuelo les ocurrió algo parecido hace casi 80 años, cuando pretendieron exterminar a la Iglesia en España, y ya sabemos cómo les salió de cara la intentona.

Ahora vendrán de nuevo a por el Valle, lo sabemos, pero volverán a salir escaldaditos de allí, y con lo frío que es Cuelgamuros …

Fiel Infantería Española · 3 noviembre, 2015 a las 14:21

A partir del 20 de diciembre, fecha en la que Rajoy, el «León de Santiago de Compostela», ha fijado como nueva jornada para que la plebe vote a la siguiente banda o casta saqueadora de España, es probable que no sean posibles las misas ni en la cuneta. Al menos esperemos que esas cunetas no sirvan para lo que las sabe utilizar la izquierda anticatólica y antiespañola, o sea, la izquierda de «estepaís». Hace 80 años le cogieron un gusto a ciertas cosas que no ha hecho sino empeorar con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *