Nota de prensa de la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos

En relación a la decisión de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, de hoy día 28 de febrero de 2017, en la cual desestima el recurso contencioso administrativo interpuesto por el ex-juez Baltasar Garzón y los también abogados Ranz y Ollé, la Asociación Para la Defensa del Valle de los Caídos quiere poner de manifiesto lo siguiente:

1.- El Tribunal Supremo no ha hecho más que plasmar el sentir generalizado de la sociedad a la que sirve, al desestimar unas peticiones absolutamente estrambóticas e impropias de una sociedad moderna y reconciliada.
2.-Todos los españoles que vivieron la guerra, coinciden unánimemente en su deseo de que jamás se vuelva a repetir una situación ni siquiera parecida.
3.- El Valle de los Caídos es un lugar absolutamente modélico en el espíritu de hermandad y reconciliación para el que fue concebido. En el Valle se encuentran restos mortales de los dos bandos de la contienda por los que se reza a diario en absoluta situación de igualdad, dignidad y respeto
4.- Garzón, Ranz y Ollé, tras su eslogan de «Verdad, justicia y reparación», y su atrevida acusación al Tribunal Supremo de que éste «se alinea en contra de las victimas», no ocultan su olvido de que en la guerra fratricida victimas fueron todos, es decir, los dos bandos.
5.- El Valle de los Caídos es, le pese a quien le pese un lugar de verdadera reconciliación y concordia, excepto para quien no la pretende y sin embargo si parece ansiar notoriedad pública y presencia en los medios de comunicación.
Hay a quien parece que se le paró el reloj hace más de 80 años. Los demandantes, metidos en su pequeño mundo particular, están ignorando que los españoles del siglo XXI miramos hacia adelante sin olvidar nuestro pasado, pero recordándolo sin odio y en espíritu de tolerancia y convivencia, en el que la memoria de la guerra sea, en todo caso, un estímulo a la Paz y el entendimiento entre todos los españoles.
Madrid, 28 de febrero de 2017.
ADVC
www.elvalledeloscaidos.es
Categorías: Noticias

3 commentarios

Maria · 2 marzo, 2017 a las 21:36

Este Garzon me parece un farsante y un impresentable.Ademas no tiene pudor ninguno. Μe pregunto cuanto le pagaran para que no le importe quedar como un imbecil una y ota vez,

Guripa · 1 marzo, 2017 a las 8:19

El delincuente, haciendo obscena ostentación de una legitimidad que nunca tuvo y que así lo ratificó el tribunal que le condenó por prevaricador, expulsándole de la judicatura, ha manifestado, tras la decisión del TS, que «La Sala se alinea, una vez más, en contra de las víctimas y de su derecho a la verdad, la justicia y la reparación en favor de los perpetradores». Te voy a contestar claramente:

Las victimas de la guerra civil son las que perdieron sus haciendas y sus vidas por culpa de políticos sinvergüenzas y jueces corruptos como tú, que arrastraron al fango la escasísima legitimidad de la Segunda República cuando, tras las fraudulentas elecciones de febrero de 1936, prostituidas por el PSOE principalmente, se formó en torno a él la coalición marxista-secesionista del llamado Frente Popular. Esto no es una opinión, sino hechos demostrados.

Miles de españoles fueron asesinados por odio a la fe y por defender la unidad de España. Los criminales eran los de tu cuerda, los auténticos perpetradores, ésos a los que tratáis los masones de convertir en víctimas llevándoos unas enormes cantidades de dinero público que es nuestro, de todos los españoles. Los de tu cuerda siempre hab sido los mismos y han hecho lo mismo; han engañado a miles de incautos e ignorantes con las consabidas soflamas anticatólicas y anticapitalistas, llevándolos al desastre y a la muerte mientras los de tu cuerda se llenaban los bolsillos con enormes cantidades de dinero de forma ilícita e ilegal en muchos casos (¿verdad, querido Emilio?). Tras perder la guerra, los que eran de tu cuerda, salieron huyendo de España con millones de pesetas y tesoros artísticos robados y expoliados a los españoles, dejando abandonados a su suerte a los delincuentes comunes que les habían servido en la guerra y que luego fueron capturados, juzgados y condenados por sus delitos comunes, mientras los de tu cuerda vivían en el exilio como auténticos capitalistas ociosos, sin dar un palo al agua y quejándose de la amargura del exilio. Los de tu cuerda sólo saben mentir, robar y asesinar.

Las víctimas sufrieron y murieron, las de ambos bandos. Los delincuentes mayores sobrevivieron en el exilio en la abundancia. Los de tu cuerda no tenéis derecho a hablar de nada, y menos de las verdaderas víctimas, a las que faltáis el respeto con vuestra utilización sectaria de su desgracia, y muchas de las cuales descansan sepultadas en el Valle de los Caídos sin distinción de bando, dando testimonio de lo cruel que puede llegar a ser el hombre con el hombre, pero también de que el perdón y la reconciliación entre hombres son posibles. Y, mientras, los de tu cuerda sólo vivís pensando en profanar su descanso y ensuciar su recuerdo con la maldad que os caracteriza, queriendo convertir a las víctimas en verdugos y a los verdugos en víctimas porque, de paso, o precisamente por eso, os llenáis los bolsillos. Si no hubiera dinero de por medio, como no lo hubo en otras legislaturas, no moveríais un dedo en todo este asunto, porque el dolor y las desgracias ajenas sólo os interesan cuando, distorsionando la historia y la verdad, sacáis dinero para vosotros, para seguir ensuciando la vida pública, para seguir enfrentando a unos españoles contra otros, dinamitando la reconciliación y la convivencia, reavivando odios apagados y reabriendo heridas cerradas, porque no tenéis moralidad ni vergüenza.

Espero con ansiedad el día en que los españoles se den cuenta de que el verdadero enemigo de todos nosotros es la gente como tú, los de tu cuerda, y entonces podamos establecer definitivamente la verdad, alcanzar la verdadera justicia y obtener la reparación por vuestras culpas y delitos.

Guripa · 28 febrero, 2017 a las 23:06

El Supremo no se pronuncia sobre el contenido de la petición, sino que avala la respuesta negativa que en su momento dio el Gobierno, pues era congruente con lo solicitado. Es decir, no quieren entrar al fondo del asunto y se escudan en lo accesorio de las formalidades. Así ningún medio de desinformación social les puede llamar fascistas, franquistas o cavernarios o ultracatólicos o fachas a secas, que es lo que la ultraizquierda atea, antiespañola, guerracivilista, subvencionada, sectaria e ignorante llama a los que defendemos la verdad y la justicia.

En todo caso ha sido una bofetada del TS a esta banda encabezada por el delincuente convicto Baltasar Garzón Real, al que sus intrigas masónicas y sus amenazas veladas no le han servido en esta ocasión.

Hoy ha ganado España y ha perdido la antiespaña. Como ocurrió hace 78 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *