A las 4 de la madrugada del dia de hoy 18 de mayo de 2011 nos dejaba el P. Juan Antonio Pascual.

El P. Juan Antonio Pascual nació en 1930 en la localidad abulense de Pedro Bernardo, en el corazón del Valle del Tietar. En marzo de 1951 emprendió su profesión monástica (este año celebró el 60 aniversario de este hecho), en 1955 fue ordenado Sacerdote y en el año 1961 ingresó en la Abadía Benedictina del Valle de los Caídos.

El P. Juan Antonio llevaba ya un tiempo delicado de salud lo cual no era obstaculo para que atendiera a cuantos se acercaban a el. Derrochó simpatía por todo y por todos.

Los funerales por el alma del P. Juan Antonio se celebrarán (D.m), mañana dia 19 de mayo a las 11.00 horas en la Basílica del Valle de los Caídos. Posteriormente será enterrado en el cementerio de la comunidad benedictina, junto al monasterio. Tanto el funeral como la ceremonia de su enterramiento están abiertos a cuantos fieles deseen acompañar a la comunidad benedictina en tan delicado momento.

ADVC

Trasncribimos la nota enviada por la Abadía de Santa Cruz.

El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna,
y Yo lo resucitaré en el último día (Jn 6,54)

El día 18 de mayo del año del Señor 2011, confortado con la Unción de los enfermos, se durmió en el Señor nuestro hermano,

R. P. JUAN ANTONIO PASCUAL AGUILAR OSB

MONJE SACERDOTE DE NUESTRA COMUNIDAD DE SANTA CRUZ DEL VALLE DE LOS CAÍDOS, DE LA CONGREGACIÓN DE SOLESMES Y DE LA ORDEN DE SAN BENITO.
Tenía 80 años, 60 de profesión y 56 de sacerdocio.
D.E.P.

 

El Padre Abad y la comunidad benedictina de Santa Cruz le encomiendan a vuestras oraciones.
El funeral y entierro tendrá lugar (D. m.) el día 19 de mayo a las 11 h.

Categorías: Noticias

9 commentarios

eduardo sáenz de varona · 22 noviembre, 2019 a las 16:35

Me unió una gran amistad con Juan Antonio. Tengo todos sus libros dedicados por él. A pesar del tiempo transcurrido desde su muerte siempre está en mi corazón

FMÁ · 10 junio, 2011 a las 9:47

¡Descanse en paz! Un hombre bueno, un monje bueno.

Jesús Torres · 1 junio, 2011 a las 21:49

El P.Juan Antº Pascual ha sido mi verdadero padre.Lo conocí con 10 años.Desde entonces nunca me separé de él.Nos casó,bautizó a mis hijas,les dio la 1ªComunión.Me enseñó,me educó,me lo dio todo.Su hº organizó los turnos para quedarnos con él por las noches.El Señor me tenía reservado un regalo:que muriera en mis brazos.Desde las 10 de la noche que me quedé sólo con él hasta las 4 de la mañana que subió «a Maitines al cielo»fueron unas horas inolvidables que siempre permanecerán en mi corazón y en mi vida.Él desde el cielo se que me sigue apoyando.Sus últimos años sufrió mucho…

Lola · 23 mayo, 2011 a las 11:06

Además de su carisma y bondad era una mente privilegiada. De las que no abundan. Y es bueno recordarlo, a pesar de la humildad benedictina. Ese don de la inteligencia lo da Dios. Y es bueno reconocer en el su mano. Dios lo tendrá a su derecha regocijándose de su exclente obra creada en esta eminencia en silencio, de esa inteligencia privilegiada. Creo que todos hoy somos un poco más huérfanos. El ha ganado: está en presencia de Dios. Es uno de nuestros santos.

Mayela Martin Romo · 20 mayo, 2011 a las 0:39

Tuve el honor de conocer al Padre Juan Antonio en un viaje que relizamos en Noviembre del 2010 a Espana con el P Eduardo y un grupo de 26 personas desde que lo vi, su carisma y bondad me llenaron, cuando estreche su mano para saludarlo;se quedo en mi corazon, y como olvidar el momento de la despedida,su bendicion y ese beso que nos mando a todos.QUE DESCANSE EN PAZ,YA ESTA EN EL CIELO GOZANDO LA PRESENCIA DE DIOS NUESTRO SENOR.

Claudia Avila-Martin · 19 mayo, 2011 a las 19:18

El Padre Juan Antonio fue un gran destimonio y ejemplo de fe y amor a dios para mi.

Mi pesame para la Comunidad de Benedictana, su familia.

Me siento afortunada de averlo conocido.

Claudia
San Jose, California

Guripa · 18 mayo, 2011 a las 22:13

Lamento la muerte del Padre Juan Antonio como una gran pérdida para todos los católicos y para quienes hemos estado, y estamos, en la protección y defensa de la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

Se nos va un ejemplo de fe, compromiso y dedicación verdaderos.

Descanse en la Paz de Cristo.

Luz · 18 mayo, 2011 a las 18:36

Para los que tuvimos la fortuna de conocer al Padre Juan Antonio, nos quedará el recuerdo de su sonrisa y su tremenda bondad, un hombre entrañable y con un sentido del humor que siempre conseguía arrancarte una sonrisa, un hombre culto y piadoso, y un hombre de Dios.
Sabemos que nacemos y morimos, así es la vida, pero le echáremos de menos, y en mi persona perdurará su recuerdo, gentil y cariñoso.
Descanse en Paz, Padre Juan Antonio, siempre le tendré en mis oraciones, aunque se que Dios, le ha recibido con los brazos abiertos.

Luz trujillo.

Isidoro. · 18 mayo, 2011 a las 15:47

Mi pésame y el de mi familia a la Comunidad Benedictina y a su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *