El Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Madrid, presentó con fecha 25 de noviembre de 2015, una moción de urgencia para retirar los nombres “franquistas” del callejero madrileño.

Esta moción hacía referencia a un total de 148 calles, 11 avenidas y 20 plazas, además de otros institutos de enseñanza y monumentos. Entre esas 148 calles se incluía la dedicada al arquitecto Pedro Muguruza, uno de los mejores arquitectos españoles del siglo XX y persona de extraordinarias cualidades humanas.

 

pmo

Arquitecto Pedro Muguruza Otaño

 

Pedro Muguruza fue el primer arquitecto del Valle de los Caídos, entre los años 1940 y 1948.

La propuesta, como decimos, iniciativa del PSOE madrileño e inicialmente apoyada por Ahora Madrid, no contó sin embargo del grupo de la alcaldesa Manuela Carmena en la votación de la moción, ante la sorpresa del resto de grupos municipales.

Sin embargo, semanas más tarde, con fecha 22 de diciembre, y a propuesta de quien antes se había abstenido, Ahora Madrid, se aprobó la retirada de las “30 primeras calles con toponimia franquista” del callejero de Madrid. Esta primera fase no incluye la retirada de la calle Pedro Muguruza, sita en el distrito de Chamartín, aunque es previsible que sí esté incluida en una futura e inmediata segunda fase de la retirada total.

Ante lo que consideramos un auténtico atentado a la historia cultural e histórico artístico de la ciudad de Madrid, y en defensa y cumplimiento de sus fines estatutarios, la Asociación Para la Defensa del Valle de los Caídos, quiere manifestar lo siguiente:

  • Pedro Muguruza fue un extraordinario arquitecto que desarrolló su labor profesional desde 1915 hasta 1956, por tanto su importante y prolífica actividad profesional se produjo durante el Reinado de Alfonso XIII, la dictadura de Miguel Primo de Rivera, la II República y la dictadura del General Francisco Franco.
  • Pedro Muguruza fue autor, sobre todo durante el periodo del General Primo de Rivera y la II República de algunos de los más importantes y emblemáticos edificios madrileños de la primera mitad del siglo XX, a saber:

 

  • Edificio Coliseum en la Gran Vía de Madrid (1931-1933), en colaboración con Casto Fernández-Shaw, por iniciativa del empresario Jacinto Guerrero;
  • Edificio de viviendas en la calle de Alfonso XII (1924-1926)
  • Palacio de la Prensa de Madrid (1924-1928), uno de los edificios más altos de la época de la capital;
  • Edificio del Cine Callao, Plaza del Callao, Madrid (1928)
  • Estación de Francia en Barcelona (1924-1929)
  • Edificio del Marqués de Ibarra en la glorieta de Rubén Darío (1929-1931).
  • Mercado de Maravillas de Madrid, obra racionalista proyectada en 1933 y finalizada en 1942.
  • Restauración de la Ciudad Romana de Sagunto (1915)
  • Monasterio de Santa María del Paular (de 1922 a 1951).
  • Reforma interior del Museo del Prado, en dos intervenciones: en 1923 y 1925, la escalera principal del centro del edificio; y en 1943-1946, una remodelación de la Galería Central y una nueva escalera para la fachada norte, con la intención de dar más luz a la zona de la cripta;
  • Renovación de la Cárcel de Corte (hoy Palacio de Santa Cruz (Madrid) y sede del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación) en 1930, con una nueva restauración en 1941 tras los destrozos causados por la guerra civil y una ampliación en 1950.
  • Portada del Hospital de la Latina
  • Teatro Real (1932, 1942)
  • Casa-Museo de Lope de Vega en la calle de Cervantes, 11 (1932-1935).
  • Reforma del Palacio de Hielo y del Automóvil en la calle del Duque de Medinaceli (1933)
  • Iglesia de Santa Cristina (1940-1953)

 

  • A partir de 1940, fue designado Director General de Arquitectura, y como tal, arquitecto director de las obras del Monumento Nacional a los Caídos en el término municipal de San Lorenzo de El Escorial, obra que hubo que abandonar por una enfermedad degenerativa que terminó resultando mortal en 1948, con tan sólo un 30% de las obras ejecutadas.

 

 

Por todo ello, la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos quiere poner de manifiesto:

1.- Que sugerimos al Partido Socialista Obrero Español de Madrid, cuya sede en nuestra ciudad se encuentra sita en el edificio del Palacio de la Prensa de la Plaza de Callao, edificio como ya hemos visto anteriormente obra del arquitecto Pedro Muguruza, se mude a otro edificio. En esta asociación entendemos que si el PSOE madrileño quiere negarle el honor al fallecido arquitecto de seguir contando con su calle en el distrito de Chamartín, en una decisión carente de objetividad alguna y en una más que partidista aplicación de la Ley de Memoria Histórica, debería ser consecuente dando ejemplo y por tanto desalojando su sede de tan “franquista” edificio.

2.- Que esta Asociación Para la Defensa del Valle de los Caídos emprendería las medidas legales que fueran necesarias, y contra quien fueran necesarias, si la calle Pedro Muguruza fuera retirada del callejero madrileño.

Facilitamos en formato PDF, una pequeña biografía del arquitecto Pedro Muguruza Otaño

 

Madrid, 29 de diciembre de 2015.

Categorías: Noticias

2 commentarios

Ricardo Gómez de Ortega Junge · 30 diciembre, 2015 a las 3:33

Felicito a la Asociación del Valle de los Caídos por la iniciativa de aclarar la torpeza histórica que sería borrar el nombre de la calle en cuestión. Y quiero felicitarle también por el tono objetivo, propio de una Asociación de personas educadas que se ha formado en torno a una maravillosa y original obra cultural histórica, artística y hasta religiosa como el Valle de los Caídos, un monumento al que por cierto algunos activistas políticos poco informados pretenden colgar también el ‘sambenito’ de «franquista», por el simple hecho de que dicho General ha sido el promotor y fundador de esta única obra creada en honor a los españoles «nacionales» tanto como «republicanos» que perdieron la vida en aquella guerra del pasado.

Volviendo a la calle madrileña del arquitecto Muguruza, tengo entendido que era todo lo contrario de un antirrepublicano, de lo que hay muchos testimonios. Supongo que cuando el Colegio de Arquitectos y la Academia de Bellas Artes tomen igualmente cartas en el asunto se destacará también (discretamente) este aspecto, que podrá calmar el fervor mal documentado de algún activista trasnochado.

Guripa · 30 diciembre, 2015 a las 3:20

Felicito a la ADVC por la sugerencia al PSOE al final de la exposición hecha en este post. Clara, directa y coherente.

Pero pedir coherencia a los falsificadores de la historia, a los depredadores de la verdad y la justicia es un acto, cuando menos, condenado a la indiferencia. Esta tropa sectaria nunca actúa en base a criterios de justicia social ni de respeto a la verdad ni al patrimonio histórico y cultural de España. Sus únicas miras están puestas en la oportunidad política mal entendida de medrar en votos para alcanzar el poder, y no para servir a, sino para servirse de los españoles.

La ley de desmemoria histérica es una artimaña legal creada por el PSOE y sus acólitos del delito, pero refrendada por el PP con su inacción cómplice para derogarla, que sólo persigue falsificar el pasado para envenenar el presente con el único objetivo real de robarnos el futuro a todos los españoles.

Los anti franquistas, concepto abyecto, pues lo son cuando ya no tiene sentido dicha idea, deberían hacer un ejercicio coherente con sus monsergas y renunciar y desmantelar todas las creaciones y logros del régimen de Franco: desecar todos los pantanos, derribar todos los hospitales, universidades y obras públicas construidas bajo su gobierno, renunciar a la pertenecía a la ONU en la que nos inscribió su gobierno, prohibir la religión católica en España y derruir todos los templos reconstruidos por su régimen, expropiar la banca privada, quemar todos los archivos históricos de España y, en definitiva, retrotraernos a la Edad de Piedra, que es donde la izquierda y los secesionistas aldeanos se encuentran en su salsa.

Pero nada de esta situación se estaría dando en la actualidad si el pueblo español sacara de sus desvanes el orgullo y la gallardía que nos son innatas, mandando a toda esta chusma política al pozo del olvido de una vez por todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *